martes, 25 de mayo de 2010

Pizango renuncia a su asilo y retorna mañana a Lima


Se pondrá a derecho.

Será detenido cuando pise suelo peruano pues tiene orden de captura por los sucesos de la Curva del Diablo.

Su vuelo llega a las 3 de la tarde.


El dirigente nativo Alberto Pizango arribará mañana miércoles a Lima, proveniente de Nicaragua, donde goza de asilo político desde junio del año pasado. Pizango salió del Perú luego que el Poder Judicial ordenó su captura por estar acusado de cometer los delitos de secuestro y sedición, y por incitar disturbios durante los hechos ocurridos el 5 de junio en Bagua.

Según pudo conocer LA PRIMERA, el vuelo que traerá de regreso al Perú al también presidente de Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep) está programado que llegue a las 3 de la tarde al aeropuerto internacional Jorge Chávez.

La presidenta encargada de Aidesep, Daisy Zapata, viajó a Nicaragua para escoltar a su líder. En tanto, el secretario de la referida asociación, Saúl Puerta, se trasladó a Bagua para ultimar los detalles de las manifestaciones nativas en conmemoración del primer año del baguazo, donde fallecieron 34 personas entre policías y nativos.

Esta información fue confirmada por el presidente de la Confederación Nacional de Comunidades Afectadas por la Minería (Conacami), Mario Palacios, quien actualmente cumple las funciones de vocero de las comunidades indígenas. “Su retorno es una decisión personal e institucional de Aidesep. Pizango está corrigiendo sus errores, pues sus bases demandan su presencia en Perú. Nosotros, los demás dirigentes, saludamos esa decisión y lo respaldamos. Pero le pedimos al Poder Judicial que sus derechos sean respetados, él es consciente de que cuando llegue será capturado por la Policía y llevado a un penal, que aún no sabemos cuál será. Esperamos que se respete el debido proceso y que el Poder Judicial actúe de manera imparcial y no guiado por presiones políticas, porque Pizango sigue procesado por presiones del gobierno, por eso es que tiene todavía una orden de captura. Pero hay un equipo legal que lo respalda y lo está esperando”, señaló Palacios, tras indicar que la llegada de Pizango fortalecerá el movimiento indígena y cambiará el panorama político.

A su turno, Carlos Navas, quien presidió la Mesa de Diálogo número 1 instalada por el gobierno tras el baguazo, pidió que a Pizango le cambien la orden de detención por la de comparecencia puesto que existe una orden de captura en su contra dictada por la Sala Penal de Uctubamba, por ello Pizango corre el riesgo de ser detenido cuando pise suelo peruano. Al respecto, el abogado Juan José Quispe, quien defiende a nativos en los diversos juicios abiertos tras el baguazo, precisó que Pizango está incluido en cinco procesos, pero que sólo en el de la Curva del Diablo faltaba levantarle la orden de detención. “Desde el 15 de marzo a Pizango no vuelven a citarlo para que rinda su instructiva, eso está entrampando los juicios, que no avanzan y no los declaran complejos. El regreso de Pizango implicará también el avance de estos juicios. Todos esperamos que cuando llegue se respete el debido proceso”, indicó el letrado.

Hace unos meses, la Octava Fiscalía Superior Penal de Lima archivó el pedido de la Procuraduría del Ministerio del Interior para ampliar los cargos contra Pizango, Daisy Zapata, Saúl Puerta Peña, Cervando Puerta Peña, Teresita Antazú y Marcial Mudarra por los delitos contra la tranquilidad pública y contra la paz pública, apología de los delitos de disturbios, entorpecimiento al funcionamiento de los servicios públicos, rebelión y conspiración en agravio del Estado. Los hermanos Puerta también estuvieron asilados en Nicaragua, pero regresaron porque la justicia les cambió la orden de detención por la de comparecencia.

“He alistado mis maletas desde que llegué aquí (Nicaragua), al siguiente día no más, porque como siempre he manifestado, yo no he cometido ningún delito. Esto era una persecución política y ahora se vislumbra, como dicen la justicia tarda pero llega. Y eso es lo que está llegando ahora”, expresó el dirigente nativo el pasado 26 de enero. Fue su última declaración, puesto que el gobierno de Nicaragua le llamó la atención por hablar de la situación política en el Perú. En su momento el embajador de Nicaragua en Lima, Tomás Borge, señaló que Alberto Pizango, “no tiene derecho de hablar porque es un asilado”. Para la hermana Mary Carmen Gómez, ex integrante de la comisión investigadora del baguazo, el regreso de Pizango reforzará la lucha indígena.




Marcelo Puelles , LA PRIMERA