sábado, 1 de marzo de 2008

Raúl Reyes no era un ''terrorista'', opina secretario del Partido Comunista colombiano

TeleSUR _ 01/03/08


La muerte de Raúl Reyes podría traer un bloqueo en las negociaciones entre las FARC y los mediadores nacionales e internacionales, opinan expertos consultados por TeleSUR.
Raúl Reyes, miembro del secretariado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), quien falleció la madrugada de este sábado víctima de un bombardeo sorpresivo del Ejército colombiano, no era un "terrorista" como se ha querido hacer creer, según opinó el secretario general del Partido Comunista de Colombia, Jaime Caicedo.
En entrevista exclusiva a TeleSUR desde Bogotá, Caicedo explicó que Reyes era un hombre de origen humilde y que gracias a su capacidad "autodidacta" logró convertirse en una persona con grandes responsabilidades en lo internacional. "Casi todos los voceros, desde la iglesia hasta representantes de gobiernos extranjeros tuvieron contactos con esta persona".
"Podemos afirmar con perfecta claridad que no era un terrorista, que no se trataba de un bandido como se ha querido mostrar con criterio triunfalista en el caso que ahora se menciona de su fallecimiento en el medio de un combate militar", aclaró el político colombiano.
El ministro de Defensa colombiano, Juan Manuel Santos, confirmó este sábado la muerte del guerrilero de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) Luis Edgar Devia, mejor conocido como Raúl Reyes, quien fue asesinado por el Ejército de ese país durante una operación que inició en el departamento de Putumayo (sur), y luego incursionó en territorio ecuatoriano.
El asesinato de Reyes se produce a sólo dos días de la liberación unilateral, por parte de las FARC, de cuatro ex congresistas colombiano, como un gesto de agradecimiento al presidente venezolano, Hugo Chávez, cuya mediación por un acuerdo humanitario fue abruptamente interrumpida por su homólogo Álvaro Uribe.
En cuanto a la situación de los más de 35 retenidos "canjeables" que el movimiento insurgente aún mantiene retenidos y que pretende intercambiar por unos 500 guerrilleros presos, Caicedo se mostró preocupado por su seguridad e instó a Bogotá a no intentar un rescate a "sangre y fuego".
"Las personas que son rehenes corren riesgos y creo que se requiere por parte de las FARC un sentido político de humanidad en relación al tratamiento de esto para la búsqueda de la salida humanitaria. De parte del gobierno no intentar ningún tipo de rescate militar a sangre y fuego", dijo.
El analista consideró que el gobierno del presidente conservador Álvaro Uribe debe flexibilizar su tradicional postura caracterizada por la "rudeza".
"La postura del gobierno colombiano ha sido una postura inflexible y una postura de enorme rudeza. Me parece que deben mirarse en las nuevas circunstancias y después de la libre exitosa de seis personas unilateralmente por parte de la insurgencia de qué manera se puede avanzar en esa búsqueda del acuerdo humanitario", enfatizó.
"El gobierno debería, en un gesto de apertura, flexibilizar sus condiciones para facilitar que pueda avanzarse a ese intercambio humanitario", añadió.
El operativo militar que acabó con la vida de Reyes se inició en el sureño departamento Putumayo y luego incursionó en territorio ecuatoriano.
Problemas de comunicación con mediadores
Carlos Lozano, director del diario colombiano La Voz y facilitador de paz en el conflicto armado, advirtió que la ausencia de Reyes puede traer problemas de comunicación entre las FARC y los voceros del gobierno nacional y autoridades extranjeras amigas.
"Sin duda va a haber allí un problema de comunicación porque Raúl Reyes era una especie de guía, de intermediario en la comunicación entre los llamados facilitadores y mediadores con el secretariado y eso pues va a tocar reconstruirse seguramente. Habrá que ver hasta donde esos contactos que adelantaba Reyes públicamente con facilitadores y países amigos fueron detectados también por la interferencia militar", expuso.
"La muerte de Raúl Reyes significa un golpe muy duro a la guerrilla de las FARC. Era uno de los más importantes dirigentes de esta organización desde hace bastantes años y su principal vocero político público. Era quien dirigía el llamado frente internacional de las FARC y adelantaba contactos diplomáticos en función de las soluciones políticas del conflicto y del intercambio humanitario", añadió.
Se mostró esperanzado en que la baja de tan importante miembro del grupo armado "no afecte" las decisiones políticas que había asumido las FARC.
"Yo espero que este vacío que deja Raúl Reyes no afecte las decisiones que ya han sido tomadas en materia política", finalizó.


TeleSUR / mm - AV