martes, 25 de diciembre de 2007

Los socialistas pre marxistas*

“Cuando hablamos de la liberación de la humanidad, no queremos decir que la libertad que reclamamos es una libertad alemana, francesa o americana: queremos la verdadera libertad del hombre.”
August Becker, 1844.

El marxismo propiamente dicho es el comunismo, llamado también “socialismo científico” o “socialismo proletario revolucionario” (Engels y Lenin, respectivamente). Pero dado que muchos partidos comunistas han tendido la mano al enemigo de clase y en lugar de buscar el origen de la crisis que los aturde en su práctica política han querido justificar su accionar haciendo del marxismo una caricatura se hace necesario buscar en las raíces del pensamiento marxista y en la practica de los primeros revolucionarios las salidas a la crisis en la que ahora se encuentra no solo los partidos comunistas sino toda la izquierda en su conjunto. Estudiar ahora a los socialistas pre-marxistas significa por un lado conocer aquella fuente de la cual bebe Marx y que constituye un capitulo de la historia del pensamiento social y de otro lado revalorar la originalidad del pensamiento de Carlos Marx.

No se trata pues de mentar aquellos socialismos anteriores a Marx, que incluso nos remiten hasta la época del esclavismo, desde donde, si bien es cierto, hubieron revoluciones, estas no se plantearon como tarea las reivindicaciones políticas e históricas de las clases más explotadas. Mas bien de lo que se trata aquí es de exponer el pensamiento progresista europeo que va desde antes de la restauración hasta los movimientos revolucionarios de1848 que Federico Engels denominó el “huracán del 48”

En el manifiesto comunista Carlos Marx y Federico Engels se pronuncian de manera enérgica contra aquellos socialismos que tienden a hacer del proletariado un elemento accesorio de la de la revolución social y que por lo tanto no buscan cambiar la sociedad de clases que en ella se desenvuelve. Siendo muy enfáticos en su critica los autores del manifiesto del manifiesto comunista no dejan de reconocer los aportes que en el campo de la propaganda algunos socialistas anteriores a la liga de los justos (en junio de 1847 en su primer congreso se transforma en la liga de los comunistas y entre noviembre y diciembre de ese mismo año el segundo congreso de la liga de los comunistas encarga a marx redactar un manifiesto)

El socialismo anterior a marx no es el utopismo. El utopismo es para Engels aquel que en los siglos XVI y XVII (Tomas Moro y Campanella) aparece con descripciones idílicas de de la sociedad. En cambio el socialismo premarxista son aquellas ideas existentes con las que tuvo que empalmarse el marxismo porque "El socialismo moderno es, en primer término, por su contenido, fruto del reflejo en la inteligencia, por un lado, de los antagonismos de clase que imperan en la moderna sociedad entre poseedores y desposeídos, capitalistas y obreros asalariados, y, por otro lado, de la anarquía que reina en la producción. Pero, por su forma teórica, el socialismo empieza presentándose como una continuación, más desarrollada y más consecuente, de los principios proclamados por los grandes ilustradores franceses del siglo XVIII. Como toda nueva teoría, el socialismo, aunque tuviese sus raíces en los hechos materiales económicos, hubo de empalmar, al nacer, con las ideas existentes” (Engels). Pues bien los premarxistas son socialistas (revolucionarios, reformadores, utopistas) que ya superaron el discurso iluminista y reconocen, algunos más que otros las contradicciones del imperio burgués.

Gracchus Babeuf, Sylvain Maréchal, Henri De Saint Simon, Charles Fourier, Giovanni Momo, Andrea Luigui Mazzini, Auguste Blanqui, Albert Laponneraye, Víctor Considerant, Fernando Garrido, Ramón De La Sagra, Joachin Abreu, Simode De Sismondi, George Kehrwand, Johann Jacob Treichler, August Becker, Ludwig Gall, Frans Baader, entre otros se preocuparon por los problemas sociales que generaba la conquista del poder del estado por parte de la burguesía en Europa; a diferencia de aquellos escritores democráticos y republicanos que se conformaban con proponer solamente la sustitución de los gobiernos de turno, nuestros premarxistas llevaban consecuentemente el principio revolucionario de Fraternidad universal .

Bibliografía:
Gian Mario Bravo: Los socialistas anteriores a Marx .Editorial de Ciencias Sociales. La Habana , 1976.

Carlos Marx, Federico Engels: Manifiesto del partido comunista y otros escritos políticos .Colección 70 # 63. Editorial Grigalbo México, D.F., 1970.

*Artículo publicado en el boletin "EN LA LUCHA" Nº2.