martes, 26 de agosto de 2008

Rusia: reconoce la independencia de las regiones de Abjasia y Osetia del Sur



En una entrevista con la BBC, Medvedev declaró que Moscú trató de preservar la unidad georgiana durante 17 años, pero que la situación ha cambiado luego del enfrentamiento armado ocurrido este mes.

Según el mandatario, el Kremlin se siente obligado ahora a reconocer a ambas regiones de la misma manera que otros países reconocieron a Kosovo, que declaró su independencia de Serbia en febrero de este año.



Dmitry Medvedev, presidente de Rusia anunció el reconocimiento de la independencia de Abjasia y Osetia del Sur ha generado una catarata de críticas del gobierno de Georgia, de Estados Unidos y de la Unión Europea.



Después de horas de estar reunido con sus asesores sobre temas de seguridad, Medvedev anunció por televisión su decisión.



"He firmado los decretos de reconocimiento de la Federación Rusa a la independencia de Osetia del Sur y la independencia de Abjasia. Rusia le solicita a los otros estados que sigan su ejemplo", afirmó Medvedev.



"No ha sido una decisión fácil de tomar, pero es la única forma de salvar la vida de las personas", dijo Medvedev.
Afirmó que Moscú está aceptando la voluntad de los pueblos de esas zonas, y acusó al gobierno de Georgia -dentro de cuyo territorio están las dos regiones- de impedir que se llegue a un acuerdo pacífico al problema.


En las capitales de ambas regiones hubo celebraciones tras el anuncio del presidente ruso.


Reacciones


El gobierno de Georgia no tardó en responder: acusó a Moscú de estar llevando a cabo una "anexión no disimulada" de los territorios.

Además, la decisión de Medvedev de apoyar la moción de reconocimiento de estas regiones -que fue aprobada en el parlamento de su país este lunes- profundiza la disputa entre Moscú y Occidente.
Desde Medio Oriente, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Condoleezza Rice, dijo que la decisión de Rusia es "lamentable".

Por su parte, en la Unión Europea, los amigos y rivales de Rusia en el bloque se han unido para repudiar la decisión.


Al mismo tiempo que se anunciaba el reconocimiento a la independencia, Moscú anunció que limitará su relación con la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), poniendo fin a las visitas diplomáticas y a los ejercicios militares conjuntos.


En una conferencia de prensa, el embajador ruso en la OTAN, Dmitri Rogodzin, dijo que se mantendrán los contactos con la organización pero que se revisará la cooperación rusa con la misión de la OTAN en Afganistán.


En un comunicado, Bush instó a Moscú a cambiar de rumbo, lo cual parecía improbable.
"Esperamos que Rusia cumpla sus compromisos internacionales (y) recapacite sobre esta decisión irresponsable", dijo el presidente.


De visita en Ramalá, Cisjordania, la secretaria de Estado norteamericana Condoleezza Rice censuró el reconocimiento de Rusia a dos territorios separatistas georgianos como "lamentable".


Durante una conferencia de prensa con el presidente palestino Mahmud Abbas, Rice dijo que el reconocimiento formal de Rusia de los territorios, que fueron la razón de su guerra con Georgia este mes, "pone a Rusia contra la resolución del Consejo de Seguridad (de la ONU), del que forma parte".