miércoles, 23 de abril de 2008

¡Proletarios del mundo, uníos¡

Partido Comunista del Perú

Patria roja

Facultad de Derecho y Ciencia Política


Compañeros, reciban un saludo fraterno y combativo del Partido Comunista del Perú (patria roja), fundado el 7 de octubre de 1928 por el amauta José Carlos Mariátegui, que ante la actual situación política que atraviesa la región y el país manifiesta lo siguiente:



América Latina vive una creciente polarización entre quienes apostamos por el desarrollo autónomo de nuestros pueblos y quienes pregonan el sometimiento al imperialismo norteamericano. Este último se encuentra hambriento de recursos naturales que como se sabe, necesita para seguir financiando sus guerras de conquista bajo el argumento de luchar contra el “terrorismo internacional”. El imperialismo se encuentra encerrado en su círculo vicioso de invadir pueblos para apropiarse de sus materias primas y con ello solventar nuevas invasiones, sembrando terror y destrucción allí donde pone sus garras.



En nuestro país, la violación sistemática de derechos y libertades políticas, la criminalización de la protesta popular, la campaña anticomunista desatada por el gobierno y la prensa reaccionaria, el asesinato impune, y en general la represión estatal, son muestra de la fascistización del régimen aprista, obligado a recurrir a métodos dictatoriales para frenar el avance del pueblo en su lucha contra el modelo económico neoliberal que el gobierno viene implementando.



Solo con la organización y la lucha, podrá el pueblo conquistar un gobierno identificado con sus intereses y garantizar la marcha ininterrumpida a fin de romper definitivamente con la dominación del Imperialismo y el Gran Capital. El afán del gobierno de privatizar la Amazonía, de vender nuestro patrimonio cultural, de privatizar la educación y negarles a los maestros sus derechos, ha encontrado la justa y merecida respuesta del pueblo.



Nuestra tarea es luchar junto al pueblo por la toma de Poder y la transformación revolucionaria del país, y para ello debemos sumar las fuerzas necesarias en los espacios que se nos planteen. Luego de más de diez años de reflujo, iniciado a fines de los ’80, el actual ascenso del movimiento popular nos exige no limitarnos a la resistencia al neoliberalismo y la represión. Ésta es necesaria, pero por si sola resulta insuficiente en el periodo de flujo en que hoy nos encontramos. Es en ese sentido que junto ella debemos articular una alternativa de cambio que nos garantice la conquista del Gobierno en la perspectiva del Poder Popular y el Socialismo.




Las calles serán el eje central de la lucha, es por ello que quienes hoy nos proponemos dar batalla en las urnas, tenemos claro que nuestra actuación está en función de fortalecer posiciones en el terreno de la lucha de masas, sin ceder un ápice al neoliberalismo y el autoritarismo aprista.



En el terreno concreto de la Universidad, la tarea actual es forjar la unidad de los sectores democráticos y progresistas a fin de hacerle frente a las medidas privatistas y elitistas que las autoridades han venido implementando, medidas que trasgreden los principios de la Universidad Publica y violentan los derechos que los estudiantes hemos conquistado con arduas jornadas de lucha. La llamada “generación de recursos propios” solo ha servido de pretexto para la implementación de una serie de cobros por concepto de matrícula, constancia de ingreso, tramites administrativos y demás (incluido el aporte “voluntario”), que trasgreden la gratuidad de la enseñanza y violentan el derecho del pueblo a la educación. Para forjar tal unidad es necesario dejar atrás visiones estrechas y subjetivas, practicas sectarias y burocráticas, solo así podremos frenar el avance de los sectores mafiosos de docentes y de agrupaciones estudiantiles oportunistas que se disfrazan de “independientes” para ocultar su política anti-estudiantil.



La mentalidad pragmática, individualista y utilitaria esta fuertemente arraigada en la formación académica. El capital necesita “formar” jóvenes que se mantengan al margen de los problemas sociales y la situación que atraviesa el país y para ello recurre al sistema educativo formal y no-oficial. Ello va en contra de la tradición histórica de San Marcos, casa de estudios donde a lo largo de 457 años el estudio y la investigación han ido de la mano con el espíritu crítico y renovador. Nuestro deber es actuar en correspondencia al legado histórico de San Marcos y servir a nuestro pueblo, con nuestro estudio y lucha permanente. Como diría el Amauta "Abandonar a los humildes, a los pobres, en su batalla contra la inequidad, es una deserción cobarde". La deserción y la cobardía no han sido nunca una característica del sanmarquino.



Los comunistas nos reafirmamos en nuestra lucha por una educación publica y de calidad al servicio de nuestro pueblo como paso necesario para avanzar hacia la Nueva Universidad en un Nuevo País, hacia la Universidad Nacional, Democrática y Científica identificada con la lucha del pueblo peruano por su liberación nacional y social.




¡¡RECHAZAR EN LAS CALLES LA ESCALADA FASCISTIZANTE DEL GOBIERNO APRISTA!!

¡¡CONSTRUIR LA ALTERNATIVA DEMOCRATICA, PATRIOTICA Y POPULAR EN LA PERSPECTIVA DE LA REVOLUCION Y EL SOCIALISMO!!

¡¡CREAR, FORJAR PODER POPULAR!!