sábado, 3 de noviembre de 2007

Contradicciones de Heinz Dieterich


En el discurso de Heinz Dieterich se encuentran varias contradicciones y los límites de su pensamiento. Asegura que no es momento para el socialismo, sino que la alternativa al neoliberalismo es el keynesianismo.



La vehemencia con la que los defensores del denominado socialismo del siglo XXI plantean su “teoría” y las críticas a quienes propugnamos las tesis del socialismo científico-revolucionario, por la supuesta incapacidad en ejecutar nuestras propuestas, hacen creer de la radicalidad de sus planteamientos. Mas su alharaca es grande, vacía y llena de contradicciones.

Dieterich, al que hemos citado en artículos anteriores, es un ejemplo de aquello. En agosto del año pasado, Yásser Gómez (de la Revista Mariátegui de Perú) lo entrevistó respecto de la salida frente al neoliberalismo, y esta fue la respuesta: “La salida estratégica al Neoliberalismo es, por supuesto, el socialismo, es decir una civilización post capitalista, pero en estos momentos tu no tienes condiciones para hacer el socialismo, porque en primer lugar no tienes el proyecto histórico del nuevo socialismo divulgado masivamente, ... si no tienes la teoría divulgada entre la gente, si no tienes movimientos de masas ni vanguardias para implementarla, será una quimera hablar del socialismo como una alternativa al capitalismo neoliberal. La alternativa inmediata es el keynesianismo, el capitalismo desarrollista de Estado. (el subrayado es nuestro) ...se tienen que combinar los dos elementos, porque los campesinos, los desempleados quieren una respuesta inmediata y no puede ser el socialismo la respuesta inmediata. Se tienen que vincular los dos proyectos históricos: el keynesianismo y el Socialismo del Siglo XXI”. Los comentarios sobran. Y no se trata de un lapsus, porque en la misma entrevista afirma que tanto Bolivia como Venezuela van camino de ese keynesianismo.

Pero esto último no es lo que más llama la atención. El inefable Dieterich (inefable por inexplicable, y no por extraordinario), en otra entrevista, esta vez con Cristina Marcano, publicada en http://www.aporrea.org/, a la pregunta de si existen condiciones para implementar el socialismo del siglo XXI en Venezuela respondió de la siguiente manera: “Sí, ahora sí las hay. Menciono solo algunos. Dos tercios de la población votaron por el Presidente con pleno conocimiento de su bandera del Socialismo del Siglo XXI. Esto es un mandato sustancioso de los ciudadanos. El avance del sistema educativo, económico y de la conciencia del pueblo han sido notables. La integración latinoamericana y la destrucción de la Doctrina Monroe parecen ya imparables. Las Fuerzas Armadas ahora son confiables y tres sectores claves de la economía nacional están en manos del gobierno: el Estado, PdVSA-CVG, y más de cien mil cooperativas”. Hacemos notar que esta respuesta la dio apenas cinco meses después de la brindada a Yasser Gómez. Podría ocurrir que las cosas han madurado tan rápidamente o también que respondió así para alagar a los lectores de Aporrea, medio electrónico venezolano.

Ya que nos introducimos en observar estas posiciones contradictorias, veamos una más.

Cristina Marcano, inicia la entrevista antes citada preguntando a Dieterich, si él inventó el concepto “Socialismo del Siglo XXI”. Éste afirmó que sí, que lo elaboró a partir de 1996, y que “desde el 2001 ha sido asimilado en todo el mundo. Presidentes como Hugo Chávez y Rafael Correa lo utilizan constantemente, al igual que movimientos obreros, campesinos, intelectuales y partidos políticos”.

Al leer su libro “El socialismo del siglo XXI” encontramos la siguiente formulación: “En esa recuperación del pensamiento crítico se inscribe la presente obra que tiene sus antecedentes sistemáticos en el libro interdisciplinario ‘Fin del capitalismo global. El Nuevo Proyecto Histórico’, que organicé a finales de los noventa.

Fueron las aportaciones de estos intelectuales comprometidos las que permitieron delinear científicamente los contornos de la civilización postcapitalista. Entre ellos merece especial mención el economista e historiador Arno Peters, de la República Federal Alemana, profesor emeritus y genio renacentista, quien descubrió el principio económico de la nueva sociedad socialista que es la clave de toda propuesta seria sobre un sistema no-capitalista...” Por lo que sería Peters el ideólogo y no Dieterich, pero éste se presenta como “dueño” de la idea, por haberla puesto el nombre. Una última cita de su libro nos aclara qué es lo que quiere: “...cada cambio de época en la historia moderna fue precedido (necesariamente) por documentos o manifiestos programáticos que unificaron las diversas fuerzas sociales en pos de objetivos comunes: las tesis de Lutero en 1517, las declaraciones sobre Derechos Humanos en Estados Unidos (1776) y Francia (1789), fueron documentos programáticos de la burguesía; el Manifiesto Comunista fue la bandera del movimiento socialista histórico. Los documentos constitutivos del Nuevo Proyecto Histórico (es decir del ‘Socialismo del siglo XXI’, nota nuestra) cumplirán con la misma función. Vaya pretensión.
------


Reproducimos este artículo del tabloide EN MARCHA por el poder popular y el socialismo , Organo Central del Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador, con el unico afán de reafirmarnos en el programa del Partido Comunista del Perú , como una posición política con personalidad propia heredada deJosé Carlos Mariátegui, y precisamente cuando la caída del revisionismo ruso y la resistencia latinoamericana a los imperialismos de diverso cuño, empieza a forjar en nuestro país una ruta propia hacia el socialismo, aparece otra novedad intelectual que no sistematiza estas luchas sino que busca imponer un molde a las luchas con la agravante que como meta no plantea el Socialismo como transito al Comunismo. El debate hara que las ideas se esclarescan y que las luchas se fortalescan con una teoria que tome en cuenta sus experiencias.

4 comentarios:

Pisgrat dijo...

Dieterich es la viva expresion del neo revisionismo en el que cae la intelectualidad burguesa. la plusvalia, la materializacion del "trabajo no remunerado del obrero" en dinero,es la fuente de enriquecimiento del capitalista; asi que la contradiccion fundamental del capitalismo no se resolvera, como lo plantea Dieterich, estableciendo una economia de equivalencias en la que el precio de las mercancias equivalga a su valor real (determinado este por la cantidad de tiempo de trabajo invertido en su produccion)sino estableciendo la propiedad social sobre los medios de produccion (propiedad estatal y p. colectiva). La revolucion en el terreno economico sera posible solo con la conquista del poder politico del Estado por parte de la clase obrera (conducida por su partido de vanguardia) y destruyendo el aparato de estado burgues.

QUIENES SOMOS dijo...

NO CAMARADA USTED ESTA EQUIVOCADO LO QUE PLANTEA DIETERICH QUE EL PRIMER PASO PARA UNA SOCIEDAD SOCIALISTA ES EL KEYNESIANISMO OSEA LA PRTECCIÓN DEL ESTADO EN LA ECONOMIA NACIONAL COMO ESTA SUCEDIENDO EN VENEZUELA Y EN BOLIVIA, ES NUESTRA MEJOR ALTERNATIVA PARA QUE EL SOCIALISMO LLEGUE EL PODER Y POR ENDE SE PUEDA DESTRUIR EL APARATO ESTATAL DEL ESTADO BURGUÉS Y "NEOREVISIONISTA"??? NO CAIGAMOS EN EL DOGMATISMO DE SENDERO Y CERREMOS VENTANAS PARA LA CONSTRUCCION DE UN SOCIALISMO NUEVO y VIABLE ECONOMICAMENTE

Pisgrat dijo...

Bueno lo dicho por el mismo Dieterich en sus obras es que su propuesta de Socialismo de Siglo XXI se sintetiza en "economica de equivalencias" y en "estado no-clasista".
Una economia de equivalencias no resuelve la contradiccion basica de la sociedad capitalista, la misma que genera una tenaz lucha entre la burguesia y el proletariado. Esta solo podra ser resuelta con la socializacion de los medios de produccion (previa toma del poder politico por la clase obrera).
El "Estado no-clasista" parte por creer que el Estado podra en algun momento perder su caracter de clase y pasar a representar los intereses de diferentes clases y capas de la sociedad. Ello nos lleva a no ver la necesidad de destruir el Estado burgues, creyendo que el transito al Socialismo sera posible respetando las estructuras del mismo.
Algunos de los principales obstaculos que se plantean en Venezuela y Bolivia responden precisamente a que se ha mantenido intacto el aparato estatal, el mismo que limita la participacion del pueblo en la gestion gubernamental por mas que esta sea promovida por el Gobierno.
Todo esto son principios marxista-leninistas de innegable validez universal, que debemos aplicar teniendo en cuenta las condiciones concretas de cada pais, de lo contrario estariamos incurriendo en "dogmatismo". Violarlos, por desconocimiento o conciente oportunismo, seria revisionismo, de "izquierda" o de derecha.
Hasta la victoria siempre.

corriente dijo...

Aceptar el eclecticismo de Dietrich para que no nos digan terroristas es tan iluso como creer que un partido comunista sera tolerado en el gobierno por el imperialismo yanqui sobretodo en su patio trasero. El deslide con sendero se hace desde el marxismo sin dogmatismo como tambien se deslinda con Dietrich; comprendemos las consecuencias politicas del accinar senderista, pero asumir el discurso de moda nos pone en ridiculo. sinceramente y con aprecio camaradas