sábado, 18 de febrero de 2012

¿La lúcuma patentada?

Edward Hammond *

Investigadores estadounidenses han presentado una solicitud de patente sobre la lúcuma, una fruta originaria de los valles interandinos del Perú y Ecuador. El reclamo lo hace Rutgers University, la universidad estatal de New Jersey, que alega que científicos han descubierto que el aceite de la semilla de la lúcuma tiene efectos beneficiosos para la piel.
La solicitud de patente se presentó en Estado Unidos y una solicitud internacional busca derechos en países de Europa, Asia y otras regiones del mundo.
Si es autorizada, la patente daría un derecho exclusivo a Rutgers University para el uso del aceite en la piel, permitiendo el mercadeo de productos exclusivos. La universidad ya cuenta con un socio del sector privado, Lipo Chemicals.
No está claro que Rutgers University haya descubierto algo nuevo. Según la solicitud de patente, “prácticamente no hay información sobre los efectos de la lúcuma en la salud humana”. Pero este reclamo es bastante cuestionable porque hay evidencias de que es utilizada por peruanos en la medicina tradicional desde hace mucho tiempo. El uso del látex en la piel y también de extractos de la semilla para otros fines medicinales está bien documentado, creando dudas consistentes sobre la solicitud de los académicos.
Al menos desde el texto clásico El Médico Botánico Criollo, publicado en Paris en 1864, hasta estudios del siglo XXI, el uso de la lúcuma en la medicina tradicional del Perú ha sido documentado en la literatura científica.
En 1995, el gobierno peruano presentó un informe a la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) sobre los recursos genéticos importantes del país. El informe señala que la lúcuma es usada en el Perú para tratar empeines, expresión que en medicina hace referencia a lesiones u otros problemas de la piel.
La lúcuma está estrechamente asociada con el Perú (ver recuadro). En 2005, el gobierno peruano le dio un cupo oficial como “producto bandera” del país. Según el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi), éstos “son los productos o expresiones culturales cuyo origen o transformación han ocurrido en el territorio peruano con características que representan la imagen del Perú fuera de este país”.
Fuera del Perú, sólo se encuentra producción a escala comercial en Chile, donde la fruta fue introducida durante la colonización española.
No obstante el uso de la fruta en la medicina tradicional peruana, los científicos de Rutgers University dicen que descubrieron los beneficios del aceite de lúcuma para la piel en investigaciones publicadas en 2010 en el Journal of Cosmetic Dermatology.
En estos estudios, Rutgers University extrajo un aceite crudo de la semilla pulverizada que fue aplicado en heridas causadas a peces y ratones de laboratorio. En ambos casos los animales mostraron mayor recuperación con la aplicación del aceite que sin tratamiento. El experimento se repitió con células de piel humana, también con resultados positivos.
Aun si los estudios de Rutgers University evidenciaron beneficios del aceite, los investigadores no lograron explicar por qué tiene esos efectos. De los veintinueve componentes del aceite que aislaron, ocho no fueron identificados y ninguno de los veintiuno que identificaron tiene por si mismo los efectos beneficiosos.
El estudio del Journal of Cosmetic Dermatology apareció después de la presentación de la solicitud de la patente estadounidense en noviembre de 2008. Exactamente un año después, en noviembre de 2009, Rutgers University entregó la solicitud internacional a la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI) en Ginebra.
La solicitud reclama el uso del extracto crudo en productos farmacéuticos o cosméticos y como “agente para promover la salud de la piel”. También reclama derechos sobre el uso del aceite para el tratamiento de arrugas y el envejecimiento de la piel y el acné, y mezclas del aceite con otros ingredientes “formulado como crema, loción, gel, pasta o pulverización para aplicación a la piel o el cuero cabelludo”.
En setiembre de 2011, Rutgers University presentó una versión revisada de la solicitud original en Estados Unidos que aún no se ha publicado y se espera que aparezca a más tarde este año. Por el momento, todas las solicitudes esperan una decisión de las oficinas de propiedad intelectual de Estados Unidos, la Unión Europea y probablemente de otros países.
El socio comercial de Rutgers University en el aceite de lúcuma, la empresa Lipo Chemical, también tiene sede en New Jersey. Representantes de Rutgers y Lipo han hecho presentaciones a la industria cosmética en los últimos meses en las que han enfatizado que el aceite de lúcuma previene el envejecimiento de la piel, sugiriendo que primero quieren comercializar una crema u otro producto similar.
En inglés, la lúcuma se conoce con su nombre en español o como eggfruit. Pero Rutgers y Lipo están dando un nuevo nombre a la fruta, aparentemente por razones de mercadeo. Aprovechando su identificación con la cultura indígena peruana, ahora la llama Incan Golden Fruit (fruta dorada incaica).
Considerando que Rutgers University reclama que los beneficios para la piel del aceite de lúcuma son un descubrimiento novedoso que es propiedad intelectual de la universidad, parece cínico que ahora ponga a la fruta un nombre nuevo que deliberadamente refleja su uso tradicional, en un aparente esfuerzo de atraer la atención de consumidores interesados en el conocimiento tradicional y la medicina botánica.
Es posible que la revelación de las solicitudes de patente sobre la lúcuma provoque una respuesta del gobierno del Perú, que cuenta con la Comisión Nacional Contra La Biopiratería, el organismo encargado de enfrentar los reclamos de patentes sobre recursos y conocimiento tradicional peruano que también cuenta con capacidad técnica para documentar el uso de la fruta en la medicina tradicional. La reacción podría ser especialmente fuerte en el caso de la lúcuma por su estatus de producto bandera.
Para Perú sería ventajoso pronunciarse sobre las solicitudes de Rutgers University antes de que se conviertan en patentes. De acuerdo a su experiencia y la de otros países con la biopiratería, una vez aprobadas, las patentes son difíciles de anular, requiriendo procedimientos largos y costosos en tribunales ajenos a su jurisdicción. En comparación, el debate público y la comunicación con oficinas de propiedad intelectual mientras la solicitud está pendiente ha sido más eficaz.


La lúcuma en el Perú

El lúcumo (Pouteria lucuma) es un árbol originario de los valles interandinos de Perú y Ecuador. Nativo a altitudes de más de dos mil metros (y ahora adaptado hasta el nivel del mar), la fruta del lúcumo, llamada lúcuma, ha ocupado un lugar importante en la dieta de los peruanos desde tiempos inmemoriales. Se han encontrado restos de lúcuma en la Cueva del Guitarrero, en Ancash, estimados en siete mil quinientos años, y en el Templo del Zorro, el observatorio más antiguo de las Américas al norte de Lima, en más de cuatro mil años. La imagen de la fruta también se encuentra en la cerámica Moche y en los tejidos de Nazca, lo que revela su importancia para esas culturas.


* Edward Hammond es investigador principal de la consultora Prickly Research (www.pricklyresearch.com), con sede en Austin, Texas, y asesor de Third World Network (TWN) en temas de biodiversidad, bioseguridad y propiedad intelectual.